El tratamiento

Este tratamiento se recomienda a partir de los treinta años, edad en la que la piel empieza a perder su poder de regeneración o simplemente cuando los signos de envejecimiento son visibles. Se puede aplicar tanto como tratamiento preventivo en una piel joven o como restitutivo en una piel envejecida.
Es un producto que se obtiene por centrifugación diferencial de sangre autóloga, es decir, extraída del mismo paciente, logrando un producto concentrado de plaquetas (600.000 a 1.500.000x mm3), que al combinarse con Cloruro de Calcio comienza su activación. El Plasma Rico en Plaquetas al ser utilizado mediante Mesoterapia, en las zonas más flácidas del rostro y del cuerpo, estimula la producción de colágeno, elastina y tejido epidérmico, lo que se traduce en una piel joven, tersa y de mejor calidad.